El Ministerio del Interior y Transporte prevé electrificar el ramal principal, que conecta a la estación Constitución, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con La Plata,  y atraviesa importantes centros poblacionales de la zona sur de la Región Metropolitana. Para las obras de electrificación se prevé contar con un crédito de 300 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mientras el Estado nacional aportará otros 50 millones.

La electrificación y modernización del sistema de señalización permitirá generar una línea de ferrocarriles que podría alcanzar una frecuencia máxima de un tren cada seis minutos, según la documentación preliminar del proyecto.

La inversión prevista será de 350 millones de dólares, suma que incluye el costo de la readecuación del material rodante diésel, a lo cual se añadirá el costo de adquisición de las formaciones de coches eléctricos nuevos, confirmaron fuentes del ministerio que conduce Florencio Randazzo.

Hasta el momento se realizó el diagnóstico de Ingeniería de las obras civiles, lo cual incluyó el pliego de especificaciones técnicas para las licitaciones correspondientes, e igualmente se cuenta ya con la evaluación preliminar de la Gestión de Riesgos.

El ferrocarril Roca presta servicios de pasajeros sobre ocho ramales, que transportan alrededor de 100 millones de pasajeros anuales. Tres de esos ramales (Constitución vía Temperley, hasta Ezeiza, Glew y Claypole) fueron electrificados hace más de 20 años, y los demás aún operan con locomotoras diésel.

Las obras en el Roca, que se extenderán por varios años, incluirán la renovación y sustitución de vías y puentes, la construcción de pasos a desnivel, la adecuación del material rodante existente y la mejora del señalamiento.

Se realizará además la elevación de los andenes en todas las estaciones que se encuentran ubicadas en el ramal (las más importantes son: Avellaneda, Quilmes, Berazategui y Villa Elisa). Adicionalmente, se deberá estandarizar el largo de los andenes de las estaciones para poder recibir las formaciones eléctricas, y se adaptarán locomotoras y coches a la elevación de andenes.

El sistema de señalización incluirá a las barreras automáticas en los pasos a nivel; nuevos sistemas de información a pasajeros en estaciones; y la instalación de sistemas de observación mediante cámaras fotográficas digitales o de TV, a fin de controlar el movimiento de formaciones, pasajeros y peatones.

Durante este mes se tiene previsto concluir los estudios sobre salvaguardias sociales y ambientales, mientras en septiembre comenzará el estudio de demanda y modelo operativo.

Por último, hacia fin de año se prevé culminar el resto de los análisis de opciones técnicas y de diseño, lo cual daría paso a la etapa de obras de electrificación del ferrocarril Roca.