“Siempre que estoy sola trabo la puerta con un fierro para que no nos roben. Pero igual terminaron entrando”, contó la dueña de un resto-bar de diagonal 73 y 64. Ayer a la tarde, la comerciante sufrió un violento intento de asalto, en el que se defendió y terminó provocándole un corte en el brazo al ladrón.

Minutos después de las 16, Andrea Digiano (37) se encontraba trabajando en la cocina del local. “Estaba picando verdura con una cuchilla cuando escuché que habían empujado la puerta”, relató.

Foto El Día

En ese momento, se asomó hacia el salón principal pero no consiguió ver nada extraño. Sin embargo, unos segundos después escuchó un ruido fuerte: habían abierto el portón de ingreso de una patada.

El intruso resultó ser un ladrón de alrededor de 15 años que caminó hacia la cocina para reducir a la comerciante con un cuchillo tipo Tramontina.

“Quedate en el molde”, fue lo único que le repetía el delincuente a la mujer. “Como no me dijo más nada y el hecho duró muy poco, no pude darme cuenta de si estaba alterado por las drogas”, admitió la dueña del bar “Duff”.

Fue entonces que Andrea, mientras el ladrón seguía aproximándose a ella, se le acercó e intentó echarlo al grito de “andate”.

El ladron, apuñalado

Con temor a resultar lastimada durante el robo, la mujer tuvo una reacción repentina: “En ese momento tuve miedo porque no sabía si no me iba a apuñalar con el cuchillo. Por las dudas, yo se lo clavé antes a él”, reconoció.

Andrea dijo además que no había podido ver en dónde había herido al ladrón: “No supe si lo había lastimado en el corazón o en la garganta, hasta que vi que se cubrió el brazo con la mano”, aseguró.

En ese instante de extrema tensión, el ladrón desistió de asaltar el negocio y escapó rápidamente a pie.

“Pude ver que se escapó por 3 para el lado de 60, junto con otro cómplice que lo esperaba a unos metros de la puerta”, agregó Andrea. Acto seguido la mujer llamó a la Policía para dar aviso de lo ocurrido.